La teoría pura y dura de las palabras claves para tu tienda online

La teoría pura y dura de las palabras claves para tu tienda online

Importancia del dominio y elección de palabras claves

Uno de los elementos más importantes de un sitio Web es su dominio. Si quiere que tenga algún peso en posicionamiento es interesante que contenga la palabra clave principal del proyecto. Esto no significa que sea imprescindible, pero ayudará a mejorar la posición en la mayoría de motores de búsqueda. Ante la elección entre un dominio con o sin guiones, lo mejor es no usar ningún tipo de elemento “extraño” en la dirección, y en caso de ser necesario, sólo tenga como máximo un guión.

Territorialidad del dominio

Los buscadores, cada vez más, están dando más importancia a la geoposición de un dominio, es decir, que si la información de un dominio está enfocada a un país en concreto, este dominio aparecerá mejor posicionado en la edición local de ese buscador.

Esto significa que si el contenido de un dominio está enfocada a España, lo mejor es usar un dominio .ES, que si está enfocada para Estados Unidos usemos un dominio .US o si está enfocada para Grecia usemos un .GR.

Esto no significa que no podamos usar los dominios .COM o .NET para incorporar información, pero en estos casos los haremos de una forma más genérica. Al fin y al cabo… ¿para qué existen dominios territoriales si luego no tienen ninguna influencia en los usuarios o los motores de búsqueda?

Edad del dominio

Que un dominio lleve mucho tiempo registrado y en línea es un buen elemento a tener en cuenta para que se indexe de forma correcta y se tenga en cuenta como lugar destacado de Internet.

Aún así, aquellos que compran un dominio pensando en mantener su edad histórica, han de saber que hoy en día la mayor parte de buscadores también son registradores de dominios, de forma que tienen control absoluto sobre los cambios de titularidad o que haya en los mismos.

Fuentes internas de Google dicen que si un dominio cambia de titular, ese dominio queda reseteado en su edad y el motor lo tratará como uno nuevo. Aún así, los resultados de búsqueda por ahora no indican eso.

En caso de que tengas la posibilidad de adquirir un dominio antiguo, es muy interesante ver qué había en él históricamente y para ello puedes usar la herramienta Wayback Machine donde verás de forma temporal el contenido de un sitio a modo de caché.

Compruebe la antigüedad de su dominio, con esta herramienta tendrá acceso al contenido que había publicado en su Web antiguamente: http://www.archive.org/web/web.php

Dominios Aparcados

En la actualidad cuando se compra un dominio que no está pensado desarrollarse es posible establecerlo en sitios donde, al entrar, aparece una página en la que únicamente hay enlaces de pago. Aunque este sistema puede ser rentable, en el momento en el que se decida lanzar un proyecto bajo este dominio es probable que te encuentres con que los robots de búsqueda no pasan a indexarlo y mucho menos posicionarlo.

En caso de encontrarte en esta situación lo mejor es comenzar a generar contenido y cuando hayan pasado al menos 6 semanas dar de alta el dominio en los buscadores de nuevo, crear Sitemaps y comenzar un proceso de reinclusión, como el que permite Google.

Cómo crear palabras claves

Una vez analizados los elementos estructurales del código de sites veamos el análisis de la importancia de las palabras claves. Los conceptos generalmente usados son:

  • Frecuencia
  • Recuento
  • Peso
  • Relevancia 

El trabajo sobre el código de una página de cara a su posicionamiento consiste en medir cada una de estas variables en cada una de las áreas y modificar su contenido si sale de los márgenes recomendados por el estudio lexométrico para uno o varios buscadores.  Definamos ahora estos conceptos:  

Frecuencia 

Es el número de veces que el término de búsqueda aparece en el área. Varía en función de si los robots “leen” partiendo palabra o no, de si distinguen o no acentos, de si se elige la opción de búsqueda exacta y de si la búsqueda es sensible o no a las mayúsculas (“case sensitive” en inglés).  

Por ejemplo: Scooter, el robot de Altavista, distingue como palabras diferentes “leon” y “león” o “enfermería” y “enfermeria” (buscada 12 veces más que la anterior).

Sin embargo si encuentra “Leon” y “leon”, asignaría una frecuencia uno al término de búsqueda “leon” (ya que parece ser sensible a la distinción mayúsculas/minúsculas).  

Googleboot, el robot de Google, por el contrario ha modificado su algoritmo recientemente para equiparar “leon” a “león” y “Leon” como la misma palabra (los usuarios no suelen poner acentos :)) aunque al igual que Scooter sigue sin partir palabra (de modo que en la frase “Los ciberpunks piensan que el ciberpunk es algo más que un género literario”, la frecuencia de “ciberpunk” sería uno y no dos tanto para Scooter como para Googleboot).

Recuento

Cuenta el total de palabras en un área excluyendo las etiquetas HTML

Peso

El peso es el porcentaje que el término de búsqueda representa sobre el total de palabras en la página o el área analizados.
Hay una amplia discusión sobre el papel del peso y su cálculo exacto.

En general, suele rondar el 3% para las páginas mejor posicionadas… aunque obviamente esto se debe a que la frecuencia y el recuento de estas suele ser similar. Es lo que en lexometría llamaríamos un caso de “multicolinealidad”.

En la práctica vigilar el peso sirve como chequeo de la proporción entre frecuencia y recuento, no tanto como una variable independiente que actúe por si misma.

Relevancia

La relevancia mide la distancia entre el comienzo del área y el lugar donde aparece la palabra clave. Claro que hay que tener en cuenta la forma en la que los robots “leen” la página, pues algo que esté gráficamente más arriba al verlo en el navegador, no necesariamente está más arriba en el código. Recordemos que Google por ejemplo “salta” las tablas y las lee al final.
  
Si el término de búsqueda aparece como primera palabra del área la prominencia es 100% y si es la última el 0%. Si aparece varias veces, se promedia. Es decir, a no ser que hagamos R muy baja, dejando la palabra clave sólo como primera palabra del body, nunca tendrá un 100%, aunque lo más recomendable es colocarla con cierta profusión en el primer tercio de cada área.

El concepto de popularidad en Google

  Cuando Google apareció en la Web, allá por el 2000, la noticia se transmitió rápidamente por el viejo sistema del boca a boca. Expertos y usuarios finales pensaban que por fin había alguien un motor de búsqueda imparcial y realmente útil. ¿Por qué? Sobre todo por su capacidad para jerarquizar resultados. 

Hasta entonces, el lugar en la lista de resultados venía dado exclusivamente por el grado de asociación de la página al término de búsqueda en la base de datos del buscador (en los buenos buscadores) o incluso por la antigüedad (en los malos) Google fue el primero en completar la asociación con un criterio jerárquico completamente diferente e independiente de los componentes del código: la “popularidad”.

¿Qué significa esto? De un modo muy sencillo podríamos decir que tu página será tanto más importante a la hora de ordenar resultados, cuantas más enlaces en otras páginas indexadas le apunten.

¿Eso era todo? Realmente no. Si el “índice de popularidad” fuera igual a la suma del número de enlaces que nos apuntan, bastaría con crear una multitud de páginas que apuntaran a la nuestra para mejorar su posicionamiento. Los algoritmos de “popularidad” se defienden de un modo sencillo pero efectivo de esta posible trampa.

 El “índice de popularidad” es en realidad la suma del número de páginas que nos apuntan ponderada por el índice de popularidad de cada una de ellas (medido en porcentaje sobre la máxima puntuación alcanzable).

Elección de las palabras clave o Keywords

Es lo primero y parece obvio… Pero no lo es: no lo es por varios motivos: en primer lugar porque como ya hemos visto, en la mayoría de los buscadores no es lo mismo una palabra con acento que la misma sin acento (“enfermería” que “enfermería” por ejemplo), por lo que de optimizar para una (normalmente la que no tiene acentos) estaríamos perdiendo los que buscan la otra.

Claro que no siempre podemos elegir y tendremos que forzar en muchos casos una “doble optimización” para la palabra con y sin acento.

Por otro lado, conseguir resultados óptimos para una única palabra nos sitúa en la competición más dura. En general será más fácil obtener un buen posicionamiento cuanto más específica sea la búsqueda, es decir, posicionar www.guiadeenfermeria.com para “enfermería” será siempre más difícil que para “enfermería clínica”.

 Lo recomendable es jugar con un término principal para el que optimizamos el código consciente y rigurosamente y un término secundario o dos para el que dejaremos pistas en el código pero sin forzar la programación. Pero, ¿cómo elegimos el término principal?. Tres deberían ser los criterios: 

  • el término más buscado relacionado con el tema principal de nuestra página
  • el término por el que los usuarios que ya nos conocen buscarían nuestra página
  • el término más atractivo para el potencial público de nuestra página

Con esta herramienta que proporciona Google podremos ver cuál es el volúmenes de búsquedas que tiene una palabra clave: https://trends.google.com

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Regina Moretto
Regina Moretto

Ayudo a empresas con negocios a pie de calle a digitalizar sus empresas. Experta en diseño gráfico publicitario y diseño de e-commerce. CEO de la agencia e imprenta Vuena y de la tienda online de Decorar con Vinilos

Deja una respuesta